Pilar y Manuel prepararon su boda con mucho cuidado.

      Manuel se preparó en casa de sus padres, una casa de pueblo sencilla y con encanto, habitada por unos papás felices y encantadores. A Pilar la acompañaron en los preparativos su mamá, hermana, sobrinos, cuñado, amigas, vecinas, no faltó nadie porque la ocasión y sobre todo la novia lo merecía.

      La ceremonia religiosa fue en la Iglesia de Capitanía, solemne y emotiva, y el convite, una cena al aire libre con luces de verbena como habían imaginado los novios fue en la Alquería del Pi, en Valencia. Para mi fue una boda perfecta, no solo por los espacios bonitos que encontramos en cada momento del día, sino sobre todo por disfrutar junto a unos novios maravillosos, con toda naturalidad el día de su boda.

      Pilar & Manuel – Iglesia de Capitanía – Alquería del Pi – Valencia